Saltar al contenido
Juguetik

Radio Control

Cuando elegimos un juguete para los más pequeños de la casa, lo que buscamos es que sean juegos con los que se diviertan y entretengan al máximo. A menudo, los juguetes con los que más se emocionan son aquellos que ellos mismos pueden construir, mover y manejar; y es ahí donde los coches de radiocontrol se convierten en un mundo apasionante para ellos.

Para los más pequeños incluso, con tan sólo apretar 2 botones disfrutan de lo lindo: los hacen correr, girar y chocar en cualquier parte. Son ideales para hacer persecuciones, carreras y meterlos por terrenos del todo impracticables. Además, son momentos de diversión que compartimos en familia ¿Cuántos somos lo que nos morimos de ganas de “arrebatar” el control remoto a nuestros hijos y hacer unos cuantos derrapes nosotros mismos? Y es que son juguetes que nos permiten compartir e intercambiar experiencias con nuestro entorno.

Beneficios que tienen los Infantes con un Juguete Radio Control

  • Ayudan a mejorar la coordinación y a aprender por ejemplo, el significado de las direcciones: ir a la derecha, hacia la izquierda, ir recto o marcha atrás.
  • Son juguetes de habilidad que nos plantean retos continuos e invitan a los niños a gestionar sus “pequeñas grandes” situaciones.
  • La coordinación: manos y ojos, ¡todo en uno! Saber utilizar ambos y a la vez es esencial para manejar un juguete de radiocontrol.
  • La orientación: con el control remoto, los pequeños aprenden a identificar dónde tienen su derecha y su izquierda; qué significa arriba y abajo, y cómo pueden mover el coche hacia delante y hacia atrás.
  • La psicomotricidad: hablamos de la psicomotricidad fina. Los botones, las palancas y/o el manejo de un volante les obliga a ejercitar los dedos y además a trabajar los movimientos con determinada suavidad para conducir el coche a su destino.
  • La simulación: ¡se convierten en verdaderos pilotos! El juego simbólico hace que experimenten situaciones reales y aprendan a tomar decisiones para solucionar determinados problemas. El cómo conducir el coche para que no sufra accidente alguno es una muy buena fórmula.
  • Desarrollo de los reflejos: los coches de radiocontrol nos permiten afinar nuestros sentidos, aumentando nuestra capacidad de reacción.

Un poco de Historia Radio Control

Aunque los primeros coches teledirigidos llegaron a los estantes de mediados de 1960, los primeros aficionados comenzaron a agregar motores para modelos pequeños de plástico en la década de 1950.

A pesar de que los motores de nitro metano pequeños estaban disponibles en la década de 1940, y la tecnología de radio control se utilizó en la Segunda Guerra Mundial, el control por radio no era verdaderamente viable comercialmente hasta el advenimiento del transistor. Fue entonces cuando los transistores revolucionaron la electrónica, los sistemas más pequeños, más simples y menos control de radio de consumo intensivo aparecieron.

Al poco tiempo, los aficionados comenzaron a fabricar coches a radio control simples que sólo podían correr en las carreteras, aceras o estacionamientos. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que las compañías comenzaran a liberar los modelos para el público en general.