Saltar al contenido
Juguetik

Columpio de Madera

columpio para niños

Los niños adoran un columpio de madera aunque debemos recordar que hay mucho de los cuales no han resultado tan maravillosos como se espera. Al momento de adquirir un columpio debemos de meditar si en verdad el material que escogeremos es el correcto. Esto por el simple hecho que queremos lo mejor y más seguro para nuestros hijos. Al decir esto nos referimos que tienes al alcance de tu mano la solución, y es que la más maravillosa solución, segura, renovable y estupenda es elegir columpios que sean hechos de madera. Seguro el por qué te surge ¿no?, pues te comentamos:

Beneficios del Columpio de Madera

Curiosidades
La madera trae muchos más beneficios que el mismo plástico. Si te pones a meditar sobre esto te darás cuenta que la madera no solo tiene acabados de primera sino que es más segura porque al ser pesada previene que el columpio al montarse tus hijos posiblemente se vengan abajo. A pesar que digan que el plástico es fuerte, resiste y demás cosas, hay que darse cuenta que el niño o niña al ir creciendo irá pesando un poco más cada día así sea de la contextura que sea. Por supuesto, que querrá seguir disfrutando su columpio a pesar de esto.

Pros de un Columpio de Madera

La compra de un columpio hecho en madera será de gran utilidad por lo siguiente:

  • Sabemos que la madera es un poco pesada y estará siempre firme al infante sentarse en el columpio. Esto por el hecho que, este columpio lo tendrás en el jardín donde hay un suelo muy blando.
  • No se caerá o doblará como el de plástico para luego desecharlo.
  • Puedes renovarlo como a ti te guste más y a los niños igual.
  • Si al caer la lluvia este se empapa no te preocupes al sol se va a secar súper rápido y sin problemas.
  • Tus hijos pueden decorarlo como gusten y siempre estarán a su alcance.
  • Estará por muchísimo tiempo para seguir disfrutando de él.
  • Es resistente y seguro.

Contras de un Columpio de Plástico.

Veremos ahora porque la compra de un columpio de plástico no es del todo una buena idea:

  • El plástico resulta un poco ligero y al sentarse el infante lo más seguro que este al momento no se caiga o se doble pero como mencionamos con anterioridad el niño va creciendo y va aumentando su peso. Pues a la hora de volver a usar su columpio de seguro se vaya hacia un lado, o doble o mucho peor.
  • La renovación no es posible por lo que tendrás que tirarlo a la basura completamente.
  • Si llegara a agrietarse, quebrarse o rasgarse no habrá forma de repararlo y de igual manera tendrá que tirarlo a la basura.
  • De decorarlo muchas veces no se puede, por lo que, resultara frustrante para los pequeños.
Ahora con esta información acerca del por qué es más seguro comprar un columpio de madera y no uno de plástico seguramente harás una mejor elección, elegir por el bien de tus hijos y la seguridad y además la tranquilidad que les brindará el saber que ellos están seguros.