Saltar al contenido
Juguetik

Karts a Pedales

Desde muy pequeño siempre me llamaron mucho la atención los coches. Aunque no lo recuerdo, mis padres me contaron que con solo un año y medio ya estaba siempre pendiente de todos los coches y vehículos en general que veía por la calle, ya fueran reales o de juguete. Según me cuenta con nostalgia mi padre, yo era el terror del parque, y siempre que veía a un niño con una bicicleta, triciclo o coche de pedales, tenía que ir allí a intentar probarlo. Siempre que estaba en algún sitio y llegaba algún familiar en su coche, corría a hacia el coche con la esperanza de que me montaran un ratito dentro y me permitieran girar la llave.

Aquí puedes comprar coches de pedales infantiles

Mi historia con los KARTS infantiles

El primer coche que recuerdo fue mi kart a pedales de Berg Toys , por aquella época los karts a pedales de esta marca no se vendían en España, se fabricaban en Holanda y si querías uno de ellos tenías por lo menos que viajar a Francia. Por suerte uno de mis tíos estaba trabajando en el extranjero, en Alemania concretamente, cerca de la ciudad de Duselldorf , a menos de 100 kilómetro de la frontera con Holanda. No se si me lo compró en Alemania o si recorrió los 100 kilómetros que le separaban de Holanda, pero lo cierto es que es un regalo que nunca olvidaré.

En aquella época no había fin de semana o día festivo en el que no obligara a mis padre a bajar al parque, o los convencía para ir al pueblo a visitar a los abuelos. El campo con mi kart a pedales de Berg Toys era una pasada, recuerdo como pinché en varias ocasiones en medio de los carriles, pero gracias a la rueda de repuesto que traía el coche de pedales nunca tuve problemas.

Con el tiempo y antes de sacarme el carnet para poder conducir coches de verdad, me seguí aficionando a los karts a pedales, y participé en algunas competiciones en la provincia.

Con los años, y aunque me saqué el carnet y por fin pude conducir coches de verdad, mi pasión por los karts a pedales en lugar de disminuir aumentaron. Seguí adquiriendo modelos para adultos y compitiendo algunos fines de semanas con amigos a los que contagié la pasión.

¿Por qué comprar un coche de pedales para tu niña o niño?

  • Fomentas la actividad física y evitas el sedentarismo.
  • Creas una afición que perdurará con los años.
  • Se va iniciando en mundo de la conducción y la circulación vial.
  • Obtiene habilidades al volante desde muy joven

¿Cuáles son los de mejor calidad precio?

Sin duda, recomiendo la marca Berg Toys. Con muchísima experiencia en el sector, crean productos de primera calidad y aunque pueda parecer de un precio más elevado frente a otras marcas al final compensa sin lugar a dudas.